Reflexión de este domingo

mayo 27: Mateo 28, 16-20 – Padre Carlos Quintero