Reflexión de este domingo

diciembre 10: Marcos 1, 1-8 – Padre Carlos Quintero